Una empresa del arzobispado de Zaragoza, a juicio por las malas condiciones laborales de sus trabajadores

V. VADILLO

“Son trabajadores por cuenta ajena, pero se les obliga a responder ante el buen fin de la empresa, pagan ellos mismos el coste de empresa y, si no cumplen con los objetivos, no se les asegura ni siquiera el salario mínimo establecido en el convenio”. Así de penosa es la situación de los trabajadores del centro de estudios a distancia SEAS, una empresa que depende, en última instancia, del arzobispado de Zaragoza. El próximo 14 de octubre Eduardo Herrera, antiguo trabajador del centro, la llevará a juicio pero, además de denunciar estas condiciones laborales, tiene otro objetivo: descubrir dónde van las comisiones de casi el 20 por ciento del sueldo bruto de los trabajadores que se les quita cada mes.

El Plural.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s